02/04/2020

La crisis del COVID-19 también es una oportunidad

La crisis del COVID-19 también es una oportunidad

En uno de sus últimos informes, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) ha calculado que la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo podría caer entre un 5% y un 15% este año en función de si se consigue mitigar el impacto del Covid-19 durante el primer semestre del año o si su efecto negativo se prolonga durante la segunda mitad de 2020.
 
Las medidas de confinamiento, la volatilidad de los mercados, el aumento de ERTEs, la viabilidad económica de pymes y autónomos… no hacen presagiar grandes oportunidades de crecimiento e inversión. Sin embargo, más allá del alarmismo y desde la prudencia del optimismo, no queríamos dejar de compartir una serie de datos que nos animan a valorar en su justa medida las oportunidades actuales de inversión.
 

  1. China ya ha reanudado su producción. Fue el primer país en sufrir el azote del coronavirus y el primero en poner en marcha draconianas medidas de confinamiento. Ahora, pese a la caída del consumo interno y un previsible crecimiento cero o negativo del PIB en el primer trimestre, sus fábricas empiezan a reabrir. Según el Banco Mercantil de China, que utiliza las imágenes de los satélites para controlar la actividad nocturna, a mediados de marzo algo menos del 60% de los 143 mayores centros industriales estaban ya operativos. Además, ante la falta de consumo interno, varias provincias chinas han anunciado inversiones en infraestructuras públicas (sanidad, transportes, desarrollo rural…) de más de 50.000 millones de yuanes (unos 6.500 millones de euros).
     
  2. Europa mantiene la actividad de fusiones. Según los analistas de Refinitiv, la actividad mundial de operaciones de fusiones y adquisiciones en el primer trimestre del año ha caído casi un 30% por culpa del coronavirus, desde los 964.000 millones de dólares de 2019 a los 698.000 millones de este primer trimestre. Sin embargo, no todos los continentes han sufrido el mismo efecto negativo. En Europa, aunque ha caído el número de operaciones de más de 10.000 millones, el volumen total de las transacciones aumentó casi en la mitad hasta los 232.000 millones.
     
  3. Las empresas quieren seguir creciendo. La mayoría de las empresas están revisando planes de contingencia, aplicando ERTEs y recalculando sus tasas de crecimiento. Sin embargo, encontramos ejemplos de compañías que han anunciado inversiones en las últimas semanas para seguir creciendo. La compañía de travel tech, Hotelmize, ha anunciado su expansión en el mercado turístico asiático tras cerrar una ronda de inversión dirigida por Alibaba Hong Kong Entrepreneurs Fund y Brilliance Venture; la cadena Six Senses ha comunicado que abrirá un nuevo establecimiento en Roma en 2021; y Amazon, que cuenta con una importante infraestructura logística en Castilla-La Mancha, ha anunciado que abrirá un nuevo centro de datos en nuestro país.
     
  4. Invertir en sectores estratégicos. Precisamente los ejemplos anteriores revelan que incluso en tiempos de crisis sigue habiendo oportunidades de inversión y crecimiento. Y uno claro de ellos es el sector del comercio electrónico, con empresas reforzando su servicio y empresas físicas que se inician en la venta online. Lógicamente, los sectores de biotecnología y salud son otra interesante oportunidad, con una treintena de firmas de biotecnología habiendo anunciado pruebas y test de vacunas contra el coronavirus. De hecho, la alemana BioNTech vio cómo se disparaban un 70% sus acciones tras cerrar un acuerdo con Pfizer. Las energías renovables, donde Castilla-La Mancha cuenta con una actividad destacada, sigue siendo una inversión estratégica necesaria e interesante, puesto la economía verde sigue estando entre las prioridades de inversión, aunque estos días no sea un tema que cope los titulares de los medios. También ligados al comercio electrónico y a la situación de teletrabajo, las firmas de ciberseguridad y desarrollo de software (donde Castilla-La Mancha es un destino interesante para la externalización de servicios) son bazas interesantes para tener en cuenta. De hecho, un informe de SoftDoit apunta que, ante el aumento del teletrabajo por el coronavirus, más de la mitad de las compañías nacionales que fabrican o distribuyen software de gestión estiman que sus ventas no serán inferiores a las del año pasado, e incluso el 24,6% confía en que aumentarán.
     
  5. Empezar a sembrar el futuro. Dice un proverbio chino que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es hoy. Quizás se hayan cancelado las ferias para hacer networking y se han restringido las visitas para hacer prospecciones de terreno y empresas. Pero lo cierto es que las posibilidades de seguir trabajando la cualificación de partners, de documentarse sobre requisitos y beneficios por inversiones extranjeras, de hacer visitas virtuales… sigue siendo posible a través de plataformas y webs como las de IPEX donde es posible acceder a información de valor, seguir trabajando las bases de datos o hacer peticiones online y así aprovechar esta situación excepcional para hacer bien los deberes (todo eso para lo que el día a día habitual no nos deja tiempo) y salir preparados y reforzados para cuando retomemos la actividad normal.
     

No queremos negar la evidencia del impacto del coronavirus. Pero, al fin y al cabo, en chino la palabra crisis, se forma por dos caracteres: el primero es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad. Desde IPEX, seguimos poniendo todos nuestros medios para garantizar la seguridad y maximizar las oportunidades.
 
 

Galería Multimedia

  • La crisis del COVID-19 también es una oportunidad

    La crisis del COVID-19 también es una oportunidad