15/06/2020

Impacto de la pandemía por Covid-19 en la inversión extranjera directa en Castilla-La Mancha

Según diferentes estudios se estima una caída generalizada de la Inversión Extranjera Directa -IED-  a nivel mundial, aunque las cifras de esta caída son muy variables dependiendo de las fuentes. España y Castilla-La Mancha no serían previsiblemente una excepción en esta tendencia general. 

 

Aunque a nivel práctico, en lo que llevamos de 2020 no se ha notado el descenso ni en el número ni en el volumen de la inversión, el mayor impacto se estima para finales de 2020 y comienzos de 2021. Los proyectos de IED tienen largos plazos de gestión y decisión y la realidad es que, en este momento, muchas empresas están replanteando sus planes estratégicos o incluso han optado por no definir nuevas estrategias hasta que no se vea con mayor claridad la evolución de la pandemia. 

 

A nivel sectorial, el sector turístico y todas las actividades ligadas a él, van a ser de los sectores más perjudicado por la pandemia. En paralelo hay otros sectores que van a liderar las opciones de crecimiento, y todos ellos de la mano de la innovación. 

 

Surgen nuevas oportunidades en sectores como, por ejemplo, el del e-commerce y todos los servicios que giran alrededor de los nuevos patrones de consumo. En este ámbito es importante estar atento a las nuevas herramientas de gestión de almacenaje, distribución o plataformas comerciales, ámbito en el cual Castilla-La Mancha puede jugar un papel fundamente como gran “hub” logístico del centro de la Península Ibérica.

 

Al mismo tiempo, la pandemia ha supuesto una revisión en la relocalización de las cadenas de valor, un replanteamiento del que ciertos sectores, como el del procesado de alimentos o los bienes industriales o de consumo pueden obtener ventajas. Este hecho puede crear oportunidades de inversión en sectores de la cadena de valor que pretendan reducir su dependencia de los países asiáticos como fuente casi exclusiva de suministro.

 

Paralelamente a la incertidumbre suscitada por el COVID 19, se suma el hecho de que, desde 2017 no solo China y especialmente EE.UU. hayan levantado barreras a las operaciones de Inversión Extranjera Directa (IED), sino que incluso Francia comenzó a exigir la autorización previa para operaciones de IED en ciertos sectores considerados estratégicos, postura a la que se sumaron posteriormente Italia y Alemania. 

 

Con estos precedentes, ya en abril de 2019 entró en vigor el Reglamento (UE) 2019/452 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo al control de las inversiones extranjeras directas en sectores críticos en la UE, cuyas disposiciones serán aplicables a partir de octubre de 2020. Sin embargo, la competencia  para aprobar, restringir o prohibir inversiones continua en manos de cada estado. Se podría decir que esta es una medida proteccionista, especialmente frente  a potenciales compradores de terceros países en busca de tecnologías de doble uso. 

 

Puede suponerse que es por ello que el gobierno español ha modificado la regulación de la IED (Real Decreto-Ley 8/2020 de 19 de marzo) suspendiendo la liberalización de las inversiones extranjeras provenientes de países no UE o EFTA en determinados sectores y tecnologías estratégicas, similares a las mencionadas en reglamento comunitario y que estarán sujetas a autorización previa. Pocos días después, a través del Real Decreto-Ley 11/2020 de 31 de marzo, la norma ha adquirido mucho mayor relieve, al convertirse en permanente.

 

Según datos disponibles, en torno a un 65% de la IED realizada en España y Castilla-La Mancha procede de la UE, cifra que se consideraría favorable en este entorno que calificaríamos como “proteccionista”. Aun así, Castilla-La Mancha no puede renunciar a la atracción de inversiones exteriores de terceros países. Ninguna otra Comunidad Autónoma ni ningún país de nuestro entorno lo harán. 

 

La crisis originada por el Covid-19 no tiene precedentes al tratarse de una crisis global, no generada por el sistema financiero o la oferta y la demanda. Para facilitar que estas iniciativas se materialicen, el Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja para ofrecer herramientas que promuevan un ecosistema industrial más atractivo para que los inversores extranjeros decidan instalar elementos de la cadena de valor, instalen nuevas plantas o se asocien a las empresas locales. 

 

Desde InvestinCLM trabajamos para optar a que los mejores quieran compartir su viaje con nosotros y para seguir posicionando a Castilla-La Mancha como un destino de inversión Premium en el sur de Europa.

 

Galería Multimedia