07/09/2018

Seguimiento a la política tarifaria de Trump. ¿Cuánto daño se ha hecho ya?

Bloomberg Trump. Washington Post

Fuente: Washington Post

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha hecho del proteccionismo uno de sus caballos de batalla para esta legislatura. La promesa de proteger la industria doméstica realizada durante la campaña fue decisiva para capturar a decisivos segmentos del electorado del Medio Oeste en estados tradicionalmente demócratas, lo que fue clave para alcanzar la presidencia. Los efectos ya se han empezado a notar a escala diplomática, pero podrían ir a mucho más económicamente. 

 

 

Ya son varios los expertos en comercio y economía de Estados Unidos que hablan públicamente de que el país ha entrado de lleno en una “guerra comercial” gracias a las políticas proteccionistas impulsadas por el presidente Donald Trump. 

En este punto, entre las posibles consecuencias negativas que se podrían desencadenar citadas por los expertos se encuentran la disminución de inversiones por parte de empresas, un crecimiento económico reducido, mayor gasto de los consumidores para determinados bienes y posibles aumentos del desempleo. La Reserva Federal advirtió que ya hay compañías que están reduciendo su tamaño y posponiendo sus planes.

“Estamos claramente ante una jornada negra para los consumidores” declaró Bernard Baumohl, economista jefe del grupo Economist Outlook Group. “Lo que aparenta ser una guerra comercial en estado avanzado repercutirá y afectará a la economía americana”.

 

Las tarifas, que ya alcanzan la cifra de 85 billones de dólares, han afectado entre otros a los cinco primeros socios comerciales de los Estados Unidos: China ($37 billones), Canadá ($13 billones), la Unión Europea ($8 billones), México ($3 billones) y Japón ($2 billones). Excepto el país nipón, todos los otros países y la UE han actuado en represalia. Trump ha amenazado con más sanciones, especialmente a China, lo que se traduciría en $416 billones extra en barreras arancelarias. 

Previsiblemente, estas acciones tendrían respuesta de nuevo en forma de imposiciones tarifarias o barreras de tipo técnico. Por otra parte, el equipo presidencial aún está estudiando si imponer sanciones a automóviles, camiones y partes de coches importadas por su importancia en números absolutos ($360 billones). Si se realizaran ambas acciones, un tercio de los bienes importados en Estados Unidos estaría sujetos a tarifas.

De momento, las consecuencias de la política tarifaria de Trump se han concentrado en el terreno diplomático. Especialmente importantes han sido las sanciones para la región del Medio Oeste, que contiene muchos Estados que decantaron la elección presidencial a favor del Partido Republicano. Sin embargo, según cálculos del periódico Washington Post, solamente el 4% de importaciones que entran al país están actualmente afectadas por tarifas. 

 

Galería Multimedia

  • Bloomberg Trump. Washington Post